Un comentario sobre el Campeonato 2013

Estándar

Y así, en un abrir y cerrar de ojos, terminó un campeonato más.

Emelec finalmente pudo conseguir la corona de campeón luego de varios años peleando arriba, Independiente del Valle ratifica un proceso de trabajo forjado con responsabilidad y confianza en muchos jugadores jóvenes; Universidad Católica se mostró como la gran revelación del torneo con Laurito y los hermanos Patta como referentes; y la crisis económica fue protagonista en un torneo que deja mucho para analizar.

Quiero empezar por felicitar a Emelec y a todos aquellos hinchas que estuvieron estos últimos años ahogándose en la orilla. Se convirtió en frase común decir que “el fútbol no es de merecimientos sino de goles”, con lo que estoy de acuerdo, pero hay que reconocer la regularidad del cuadro eléctrico durante las últimas 5 temporadas. Siempre faltó ese último paso, ese último esfuerzo; este año las condiciones se dieron para que sean campeones, sumado a la efectividad y buen momento de sus jugadores. Emelec no lo tuvo fácil y tuvo rivales complicados en la lucha al título, Independiente y Universidad Católica amenazaron las aspiraciones de título, sin embargo a ambos les faltó el salto de calidad, la madurez y experiencia para poder aguantar la presión de luchar por el título. Comparar este campeonato con el de algún otro equipo no tendría sentido, las circunstancias cambian año a año y no se puede borrar la historia que cada equipo consigue.

Independiente del Valle mostró mucho carácter, buen fútbol y personalidad en cada uno de sus elementos. El equipo negriazul tuvo una aceptable campaña en Copa Sudamericana y jugará la próxima Libertadores. Mucha juventud (de los regulares del equipo Azona (29) y Henry León (30) son los más experimentados) y ambición convertirán a este equipo en campeón muy pronto. Sin embargo esa misma falta de experiencia fue un factor que pesó en los momentos clave: ante U de Chile y cuando pudo haberse consolidado en la punta de la 2da Etapa. A pesar de todo es meritorio y da gusto ver un equipo no tradicional haciendo bien las cosas.

Universidad Católica nunca logró resolver sus problemas defensivos, la recta final por poco opaca el gran trabajo inicial del equipo. Las goleadas en Guayaquil jamás desmotivaron al Cuerpo Técnico que optimizó sus recursos y convirtió al ‘Trencito Azul’ en una maquina de fútbol. La falta de variantes que puedan asumir el rol que sus titulares cumplían perjudicó al equipo. Será interesante verlo la próxima temporada.

Deportivo Quito supo luchar contra sí mismo, aunque evidentemente los problemas mermaron el rendimiento de los ‘chullas’. La bomba de tiempo estalló y ahora deben empezar desde 0. Liga de Quito jamás logró establecer su recambio, hubo jugadores como Saritama que jamás rindieron de acuerdo a lo que se esperaba. La gente no estaba contenta con el fútbol mostrado, independientemente de los resultados, incluso los problemas económicos aparecieron, algo muy raro en este equipo que hace poco era un ejemplo a seguir en Ecuador. El Nacional cuenta con muchos nombres nuevos, con trabajo y tiempo darán de qué hablar.

Barcelona es otro caso en el que los problemas económicos y la falta de variantes afectaron al club. Soler le dio un cambio de aires al club y supo manejar la presión que envuelve al equipo canario. Su filosofía iba a contribuir a los éxitos a mediano y largo plazo.

El campeonato 2013 deja algunas reflexiones, este es un pequeño (y apurado) comentario sin muchos elementos de análisis y refleja una perspectiva de lo que ocurrió en esta temporada, no pretendo que lo escrito aquí sea una verdad absoluta porque no lo es.

Anuncios