Conclusiones del inicio de la era Quinteros

Estándar

Artículo publicado originalmente en http://www.tctelevision.com/tcdeportes/conclusiones-del-inicio-de-la-era-quinteros

Hay un viejo adagio que dice ‘Roma no se construyó en un día”, el mismo hace referencia a la necesidad de tiempo para crear grandes cosas. La Selección Ecuatoriana de Fútbol estrenó timonel, el tiempo de trabajo del nuevo cuerpo técnico ha sido mínimo, sin embargo luego de 120 minutos en los que se cosecharon dos derrotas (1 gol anotado, 3 en contra) se pueden sacar conclusiones y muchos apuntes que sirven de aprendizaje. Al que más le ayudan estos partidos, independientemente del resultado, es al propio entrenador.

La afición se encuentra algo dividida luego del debut de Quinteros, dejemos fuera de este debate a quienes usan un color de camiseta como argumento. Por un lado están quienes reconocen que pese a las derrotas hay un evidente cambio de estrategia que aún no termina de adentrarse en los jugadores, producto del escaso tiempo. Por otro lado hay un rechazo hacia el entrenador, ya sea por las derrotas o porque a algunos todavía no les convence la ideología de juego de Quinteros.

El cambio que era necesario

La Selección está en construcción, si bien se parte con la base del último proceso, Quinteros está decidido a hacer algo que no se ha hecho en años: cambiar el estilo. En los partidos ante México y Argentina se pudo divisar una primera intención por parte del técnico. Priorizar la tenencia de la pelota, presionar constantemente al rival de mitad de cancha hacia adelante, asociar juego desde el centro, parte de la filosofía Quinteros que busca construir una nueva identidad de juego en la Tri. No es fácil, algunos jugadores lo van asimilando más rápido que otros, pero, sin que suene a excusa o justificación, cabe reiterar que la selección entrenó 4 o 5 días. Esto toma tiempo y hay que ser pacientes.

Vale hacer una comparación para ilustrar lo expuesto. El Emelec de bicampeón de Quinteros tuvo que pasar por horas de entrenamientos y una cantidad importante de partidos antes de convertirse en lo que se convirtió. Sufrió derrotas, goleadas, eliminaciones, salida de jugadores, así como también disfrutó de buenos resultados que derivaron en los títulos. Eso no se obtuvo de la noche a la mañana, fue producto de trabajo, de equivocarse, de aprender, de corregir y de lograr pulir una idea futbolística. Sea o no de su agrado, tiene sus méritos y hay que reconocerlo.

Los tiempos que maneja una Selección Nacional no son los mismos, pero el efecto no será inmediato.

Hay que probar jugadores

Mucho se habla de los ‘hombres de Quinteros’ o de la preferencia por exdirigidos suyos. Si el día de mañana a usted le proponen dirigir un departamento de su empresa o formar su propio equipo de trabajo para un proyecto, usted pedirá referencias de quienes ya trabajan en esa área, conversará con algunos posibles candidatos, pero siempre habrá un espacio para sus hombres de confianza, lógicamente usted ya los conoce y sabe de sus capacidades. En la selección ocurre lo mismo, con tan poco tiempo para alistar estos partidos Quinteros alineó a quienes el consideró más idóneos, esto no significa que son fijos en el puesto, pero ya los puede ver en acción.

Gustavo Quinteros hace lo correcto a la hora de probar jugadores, y deberá seguir probando. Hay puestos en los que parece más urgente encontrar variantes. Hay que tener en cuenta que las características de cada futbolista son distintas y estas deben encajar en un esquema y adaptarse a una táctica. El entrenador está en todo su derecho de alinear a quien él quiera, las razones serán futbolísticas antes que personales; y sea el nombre que sea, este deberá responder a la confianza del DT con rendimiento.

Para el hincha común, el de la calle, el de las oficinas, el que se sienta a ver el partido o va a la tribuna, el fútbol se resume en 90 minutos y un marcador, para un entrenador hay distintos escenarios en donde él puede evaluar el desempeño de los jugadores. Esta primera convocatoria sirvió para que Quinteros vaya conociendo a sus nuevos dirigidos al igual que estos al técnico. No siempre estaremos 100% de acuerdo con las listas de convocatorias, faltarán jugadores, pero el seleccionador es quien escoge a quién lleva basándose en sus conocimientos y pensando en lo que quiere conseguir.

Es absurdo oír que hay gente que desde ya pide la salida del entrenador o que esperan que fracase. Estamos ante la posibilidad de tener una Selección que luchará por cosas importantes y que dará muchas alegrías al país, pero recién se están construyendo los cimientos. El tiempo apremia, capacidad sobra.

Anuncios